Barra Navegación

viernes, 16 de febrero de 2018

Los préstamos, cuándo hacer uso de ellos y cuándo hay que evitarlos

Los préstamos son una ayuda inestimable en los momentos difíciles, pero es importante que realicemos un análisis específico que nos ayude a tomar una decisión acerca de cuándo valer verdaderamente la pena solicitarlos y cuando es mejor evitarlos.

Gracias a los préstamos, en momentos determinados podemos llegar a solventar todo tipo de imprevistos que puedan tirar por tierra nuestro presupuesto. Sin embargo, es muy importante que recurramos a los préstamos con la máxima responsabilidad, es decir, debemos saber cuándo tenemos razones suficientes para solicitarlos y, por el contrario, cuándo vale más la pena evitarlos.
Cuándo se deben solicitar los préstamos y cuándo es mejor evitarlos

No hay duda alguna de que los préstamos, y muy especialmente los préstamos rápidos online son una forma fantástica de poder disponer de dinero ante cualquier tipo de emergencia, pero es muy importante que seamos conscientes de que no debemos abusar de este tipo de solicitudes, es decir, es cierto que resulta muy fácil conseguir que nos los concedan, pero tenemos que asegurarnos de que vamos a poder devolverlos sin problemas, además de que realmente nos estamos utilizando para satisfacer necesidades y no para rodearnos de caprichos.

Debido a la facilidad para obtener este tipo de préstamos que a menudo son creditos sin intereses ni comisiones, muchas personas acaban abusando en exceso, de manera que, cada vez que necesitan algo, si no disponen del dinero directamente recurren al préstamo para adquirirlo, con lo cual al final estamos dificultando nuestra capacidad de ahorro, por lo que en el momento en el que surja un problema más serio, nos veremos con un inconveniente importante.

En este sentido debemos ser conscientes de que los préstamos están pensados fundamentalmente para cubrir imprevistos y para ayudarnos a prosperar, es decir, pueden ser útiles para comprar un electrodoméstico para sustituir al que se ha estropeado, arreglar la avería del coche que necesitamos para trabajar, para abonar facturas impagadas que se nos han acumulado, para una necesidad médica, etc., y por supuesto también es viable su solicitud para invertir en nuestro negocio, para invertir en estudios y, en definitiva, para todo aquello que nos permita salir adelante.

Sin embargo, en el caso de que se trate de un capricho, debemos ser conscientes de que realmente no es la mejor alternativa, ya que esto puede suponer que, antes de que terminemos de pagar dicho capricho, nos veamos con la necesidad de solicitar dinero para algo realmente importante, y evidentemente en este caso nos vamos a ver mucho más limitados y con mayores dificultades para hacer frente a los costes.

Si eres autónomo o empresa, recuerda la importancia de contratar los servicios de una gestoría

En el caso de que seas una PYME o autónomo, es importante que te administres adecuadamente, y es que muchas veces no gestionamos bien nuestro capital y esto hace que nos veamos con diversas deudas que deberemos satisfacer pero no sabemos cómo organizarlas.

Para poder estar totalmente convencidos de que vamos dando los pasos en la dirección correcta, lo mejor que podemos hacer es contratar los servicios de algunas de las gestorias online para autónomos, pymes y emprendedores, ya que de esta forma podremos tener una mayor tranquilidad a la hora de tomar cualquier tipo de decisión relacionada con el futuro de nuestro negocio.

Debemos recordar que una de las razones por las que puede ser positivo pedir un préstamo es precisamente para invertir en nuestro negocio, pero en este sentido hay que tener mucho cuidado, ya que muchas veces podemos pensar que una inversión puede ser muy efectiva cuando en realidad la deberíamos estudiar un poco más para valorar posibles riesgos que se nos hayan pasado por alto.

En definitiva, el préstamo lo deberemos solicitar siempre y cuando tengamos la necesidad, pero realizando un estudio en profundidad que nos garantice que vamos a poder devolver el dinero prestado, y siempre evitaremos pedir mayores cantidades de las necesarias, logrando de esta forma deshacernos de la deuda lo antes posible para poder seguir ahorrando ante cualquier otro tipo de imprevisto.

0 comentarios:

Publicar un comentario