Barra Navegación

jueves, 11 de enero de 2018

La dirigida crisis de las ideologías

https://lh3.googleusercontent.com/Bnwz_O5uh0R4HrEU790Oj4_oHh7iEDo58BkIFrea1nURSZQKVCqOmvnmKbX02zJ2JZ_1dd-U-_C9FdL5tGMY9UvD-2gGWT4eVirlttbyb8BdTcGnZcQEznRlSyBJrJVm_C1F5PapZYSIFF9xDo77jmd8wXKa5CcWEFftUj0wbVO7uWT4GbncihM7219R2KTloUTPz92oxTlOR_wPu8arfh2r3l7fqcJu1XFRzXnyjrDdcCqBatg6s9_1be6SsTpgg1MZ5NEy_b95B9B-CWDVZDhvAo65Nk125UBV8RyOjbR5p2opnAH_73dtM88AhF5JSxu0ELT6EfbNz6r5cpjXALL4a8DFKhKJb7OayOT-nN6YCixnm1GBcKo50JSEW2r8-3qgFDqCnJMnAbapdtMjtLJBaLAJwe0DVLy7EjuQrMO2Biy_YPd-xR1t7-TlcEJ7Yvvkw0h-5UbOrnfditv2VsDYJrNDxa_mmgBuDfmLKp1Mn_xUSvdJAHPtR8Ju0XKvnWvcs-beo4ptEyNLyhoZxYfmbxEM5XVBTNHKlrQqwQkekMhW5sK9ZN3ZIYo3Rey0AJi7WqHbmQpwvAseWsnJFm-BUV86EJnwfAjUDTk=w102-h112-no
Al parecer, la última moda (que dura ya varios años) en el campo de la política es la aparición de grupos cuyo principal “atractivo” ante los potenciales votantes es su ausencia de ideología. Y algunos de ellos han conseguido hacerse un hueco en el tumultuoso espectro político nacional (e internacional).
- BejarInformacion - J. Luis Rodríguez Celador -

Y no sólo venden como positiva su ausencia de ideología, sino que atacan la carga ideológica de otros, aduciendo que actúa como una rémora que pone trabas a su capacidad de acción. Y llenan su escaparate de “no somos ni de derechas ni de izquierdas”, de “aquí caben todos los que quieran trabajar por la ciudad/país/etc..”, de “procurar el bienestar del ciudadano”, de “fomentar el progreso y el desarrollo de la sociedad” y de otras generalidades que lo mismo le valen a ellos que le valdrían al mismísimo Kim Jong-un. Envoltorio vistoso que empaqueta… la nada.

Pero han sido hábiles. Han aprovechado un momento de crisis profunda para su aparición. Una crisis que nació como una crisis financiera y ha derivado en una crisis global. Una crisis diseñada y dirigida para fortalecer el capitalismo radical. Un diseño que, entre otras cosas, ha promovido el ataque contra las ideologías. Porque no olvidemos que han sido esas ideologías, surgidas de profundas raíces filosóficas, las que han propiciado las evidentes mejoras obtenidas por los trabajadores en los dos últimos siglos.

Cierto es que al deterioro del prestigio de esas ideologías han contribuido en buena medida los sindicatos, que se han acomodado, y los partidos políticos que las sustentaban, al crecer hasta que han tenido dificultades para reaccionar con presteza, y que en ese crecimiento han permitido en su seno personas carentes de esa ideología, que sólo buscaban poder o presencia, y que a la postre han sido las primeras ratas en abandonar el barco ante las dificultades. Lógico. Sólo eran pasajeros, no formaban parte de la tripulación.

Todos estos nuevos partidos nacen como salvadores de la generalidad, vestidos lo mismo de “liberalismo naranja” que de “revolución necesaria en tono morado”, y generalmente en torno a individualidades fabricadas a medida. Pero no nos engañemos. O son tontos útiles para hacer daño y ocupar el espacio de los partidos que defienden ideologías firmes, o son auténticos caballos de Troya diseñados premeditadamente para ese mismo fin.

Rechacemos los proyectos huecos, revestidos de aséptico buenismo. Es el momento de defender firmemente los fundamentos ideológicos, como un elemento de cohesión y como una hoja de ruta que marca el camino hacia la igualdad, la libertad y la solidaridad entre las personas y entre los pueblos. Darles aliento es caer en la trampa de la derecha de siempre (cuya única ideología es el individualismo ciego), y la alternativa es lo que hoy estamos viviendo. La pérdida paulatina pero sin pausa de los derechos ganados con la lucha ideológica. 

https://lh3.googleusercontent.com/O5zNPA6aiXDwVPWAPBH4BHIK248LHDYRJljkDoiwTChcEQt7Fqni5lmyINbtT6g8inOQq39RLrf2x97N4ZHtiZjKWLkPCU-wmNS2Z4jnVwfkW2Xmat574IUiDH3E3g8WmsG6UFtXRFRgpdynPsZ2m_50XhYhgnzFlmnS9TGztUUKHWWLZPhoeLaQLhP1_zSEfwR0DSZqmfmfDFV7o-APNAzehm5bKaZtS4F2lpeAGZxdeFHtWWdvPZkzySQhCzaGgEoAP64-I-stP626AnscFA7EJwLjiqWTwLMcs5aNrkuujGjKOFTTOkNp3lojFRFypRon_5hwru-WnyhHlq7GLbLLxqOTZUh3golZbemI2DZGfjRyCRVRJ6KluKzmiH5DP0z6gDhym1yuwlQo3AVSenv78CDJhiLaAIhSlr01EWqVUNauz-WLOhMKe85GmNmiDmXXE8SlvjRHLK6WeG8ZkYozzVDlVbjk7S5EYHxwf6wrF_Y3QbqfYsqnJLYvb79u_0WR75Vry9yS7ZCcwz6SKhucC5EQJCq8KMNPL_hNYFGqCw8rTwFVOlEchpj0tgkHncGhdGXBrcmHl8C7EoUsrqSb6sQEORzm5Z-W5yc=w718-h403-no

1 comentarios:

  1. Estimado José Luis Rodriguez, las ideologías hay que defenderlas con hechos y no con artículos de prensa despotricando contra los partidos sin ideología... y es obvio que el Psoe hace mucho que ha olvidado eso de ser socialista y se ha acercado, peligrosamente, al único partido que sigue fiel a su ideas, el PP.

    ResponderEliminar