Barra Navegación

miércoles, 5 de abril de 2017

Los parados están de suerte. El ayuntamiento de Béjar gana dinero

Hace unos días, el Sr. Alcalde de Béjar, acompañado del Concejal de Hacienda, presentaron ante los medios de comunicación (antes, por cierto, que ante los grupos políticos de la oposición que representan a la mitad de la ciudadanía) las cuentas del Ayuntamiento del ejercicio 2016. 

Y destacaron, ufanos, sobre todas las cosas (y casi exclusivamente) un dato: el superávit. 
- BejarInformacion - Psoe - Gms -

El Ayuntamiento de Béjar, el año pasado, “ganó dinero”. Magnífica noticia, que sin duda celebrarán con alborozo todos los parados de la ciudad, que cada día son más. Y los jóvenes que han tenido que emigrar a otras tierras. Y los que no pueden pagar el recibo de la luz. Y los que dependen de instituciones como Cáritas para comer todos los días. 

Las cuentas del Ayuntamiento de Béjar nunca han presentado déficit, al menos que nosotros sepamos, y con toda seguridad no en los últimos 10 años. Con independencia de quien haya gobernado. Pero hacer alarde del superávit, y defender que cuánto más grande mejor, es como estampar un sonoro bofetón en la cara de todos esos parados, jóvenes emigrantes o personas necesitadas. Lo hemos dicho en más de una ocasión. 

Una Administración Pública debe por responsabilidad buscar el equilibrio de sus cuentas, pero jamás tener como objetivo, y mucho menos fanfarronear con el “tamaño” de su superávit. No mientras haya un ciudadano o ciudadana con una necesidad de cualquier tipo. 

No obstante, a nadie puede extrañar. La concepción de las cuentas públicas es, entre otros, un claro ejemplo de la diferencia entre una política de derechas como la del Partido Popular y una política de izquierdas como la del PSOE. 

Sin embargo, en su presentación ante los medios, tanto el Sr. Alcalde como su Concejal “olvidaron”, entre otras cosas, un hecho que a nosotros nos parece relevante. El ejercicio 2016 fue, para vergüenza del Equipo de Gobierno, el menos inversor de la historia del Ayuntamiento de nuestra ciudad. 

Según sus propias cuentas, se destinó a inversión tan sólo un 6,45 % de todo el gasto presupuestario. 

Se invirtieron en el año 51,15 euros por ciudadano. Por tener un elemento con el que comparar, en el año 2008, gobernando el PSOE (y sin el Plan E de Zapatero), la inversión fue de 145 euros por habitante, un 20% del total. Tres veces más que el pasado año.

Si las administraciones públicas, y en este caso el Ayuntamiento, no son capaces en épocas de crisis de hacer un esfuerzo inversor para intentar reactivar la economía y “despertar” la inversión privada (miedosa por naturaleza), el resultado es el que tenemos: paro, despoblación, emigración y pobreza.
Pero, para el Partido Popular, esto no importa. Lo que importa es que el Ayuntamiento ha ganado dinero.

0 comentarios:

Publicar un comentario