Barra Navegación

jueves, 26 de marzo de 2015

Javier Garrido dimite de Secretario General del Psoe de Béjar

https://lh4.googleusercontent.com/-7up0BYMggj8/VRPoT0iPUrI/AAAAAAAALUA/S92zlT1Rgpw/w487-h865-no/20150326_111442.jpg
Buenos días a todos.

Gracias por estar en la sede de la Agrupación Socialista Bejarana.

Como saben, las discrepancias de las últimas semanas entre la dirección provincial y la local del PSOE  han estado en los medios de comunicación sin que hasta ahora la ejecutiva de Béjar haya manifestado opinión sobre el asunto.
- BejarInformacion - Javier Garrido -

La elección de cargos orgánicos en el PSOE siempre ha estado marcada por las continuas discrepancias entre los militantes. Hasta hace poco, los Secretarios Generales Federal y Autonómico se elegían mediante voto delegado, siendo los cargos locales los que con el “un militante un voto” elegían a la persona más idónea. Desde hace unos meses y con la elección del Secretario Federal Pedro Sánchez, las ilusiones por hacer de este partido un modelo de democracia participativa real, habían supuesto un nuevo revulsivo en la maltrecha ilusión de los militantes. Incluso con la elección del Secretario Autonómico, pensábamos que por fin la participación y las decisiones compartidas serían el modelo que marcaría el futuro del PSOE.

Incluso este secretario autonómico, se aventuró a afirmar ante los medios de comunicación y los militantes de esta ciudad que los cargos públicos (procuradores, senadores, diputados provinciales y nacionales…) serían elegidos por todos los militantes del partido. Y nos lo creímos. Es más, quien les habla desde la toma de posesión como secretario general de la agrupación más antigua de castilla y león hace casi tres años, llevó a los militantes a esa forma de participación. Más democracia, más debate, más ilusión, más compromiso. No me arrepiento de ello.

Los nuevos modos y formas del psoe deben pertenecer a los militantes de base, las decisiones deben ser de ellos, de todos nosotros en un espacio horizontal donde sea todo compartido. La calle nos lo dice, se incorporan al circo político una serie de partidos que con un modelo nuevo quieren tener voz. Es el futuro, más participación, más democracia.

Mi partido ha llevado a cabo las mejores leyes de este país. Pero internamente sigue siendo un partido encorsetado entre cuatro paredes. No se escucha a los militantes, no quieren escucharlos, se meten en un discurso arcaico y trasnochado que no convence ni en los modos ni en las formas. Los principios y valores que deben regir el PSOE están obsoletos, se impone una nueva hornada más preocupados en salvarse que salvar a los ciudadanos.

Desde que accedí a la Secretaría General,  hace 3 años mis principios y valores y sobre todo mi honestidad estaban en juego. Sabía a qué me enfrentaba. Cambiar un modelo antiguo sin futuro o pelear para que los militantes de esta agrupación despertaran de ese letargo. Y lo hicieron, vaya que lo hicieron. Los y las militantes son los artífices de un cambio truncado. Y eligieron pese a las discrepancias del partido a nivel provincial a su candidato a la alcaldía. Y quiero agradecerles su compromiso y honestidad conmigo, a todos.

Hoy, tres años más tarde me he topado con la realidad. La maquinaria arrolladora de un partido que ha puesto en marcha las mejores leyes en beneficio de los ciudadanos que se han promovido en este país me ha pasado factura, nos ha pasado factura. El último proceso electoral nos ha echado por tierra esa ilusión.

Y en estas semanas nos hemos dado cuenta que es tarea harto complicada instaurar la democracia participativa sin paredes en algunas decisiones del partido. Y nos han vendido humo, nos han puesto un caramelo en la boca para que sigamos siendo las bases sin derecho a protestar sin derecho a posicionarse.

La elección de las personas más idóneas para ocupar cargos públicos se debe basar según nuestros estatutos en la igualdad de todos los afiliados, la representatividad y proyección social, el principio y el mérito y la renovación periódica y gradual en el ejercicio de las funciones públicas.

Por todo ello en esta agrupación hace unas semanas se produjo la elección a procuradores de las personas más idóneas pensando en esto. Y lo hicimos entre todos, procurando escoger a aquellos/as que  mejor pudieran desempeñar este cargo. Y los que salieran serían defendidos por este secretario general ante la dirección provincial `para que se respetara el mandato de los militantes. Con una decisión en común en una papeleta cerrada, en un sobre cerrado y en una urna sin luces. Y así se hizo.
Todo lo que ha sucedido desde entonces es ya historia. Aquí ha reinado el ordeno y mando por encima de la democracia. El dedazo de alguien más preocupado en rescatar rencillas personales que de trabajar para coser el partido. Se han saltado la decisión de una asamblea de militantes que se ilusionó con el proceso y que veía una nueva forma de elegir a sus cargos públicos.

Pero quiero dejar claro que los únicos responsables de esta situación son los secretarios autonómico y provincial y alguien que no dio un paso para atrás cuando debió haberlo hecho. Uno por imponer su criterio por encima de la decisión de los militantes, otro por decir que no se iba a hacer nada que no quisiera la asamblea de Béjar e incumplirlo  y otra por aferrarse a un sillón ya manchado. Lo que en la prensa ya se llama dedazo político.

Y Socialista no sólo es levantar el puño para cantar la Internacional en los actos del partido, es mucho más. Es defender los ideales que personas como nuestros fundadores nos inculcaron, es luchar contra las injusticias sean las que sean, vengan de donde vengan. Es también ser honesto consigo mismo por encima de todo.

Todas estas circunstancias y la honestidad personal que mucha gente no pone en práctica, me han llevado a tomar la decisión de dejar mi cargo como Secretario General de la Agrupación Socialista Bejarana y de candidato a la Alcaldía.

Tengo que pedir disculpas a aquellas personas de mi ejecutiva que se ilusionaron hace casi 3 años con una nueva forma de hacer política. A los militantes de esta agrupación que han estado trabajando desde el primer día en todo aquello que se les ha pedido y que han defendido con uñas y dientes a los cargos orgánicos y públicos que hoy toman decisiones a espaldas de los militantes. También a las personas que me iban a acompañar en la lista al Ayuntamiento. Siento haberles cortado esa ilusión. Y a los bejaranos que vieron en mí a alguien que iba a intentar cambiar el modelo de ciudad. A todos les pido disculpas.

Me voy con las manos limpias, y con la maleta como vino. Con muchas horas dedicadas e ilusión a raudales y cuando vaya por la calle podré mirar a las personas de frente sabiendo que fui honesto. Porque para mí la Honestidad es el valor de decir la verdad, ser decente, razonable, justo y honrado. La Honestidad consiste en comportarse con respeto y sinceridad, sin olvidarnos de que tienen que ligar con la justicia y la verdad. Y eso que a mí especialmente me inculcaron desde muy pequeño es el mayor de los activos que debe tener un socialista.

Muchas gracias




0 comentarios:

Publicar un comentario